BIM: ¿cuáles son los beneficios de implementar esta metodología en obras públicas?

Guido Valdivia de CAPECO y Juan José Cárdenas de EY detallan las características que ofrece la implementación de esta tecnología en el sector público, la misma que ya se viene usando en obras de construcción privadas.

Se le llama BIM (Building Information Modeling) al proceso que involucra el uso de diversas aplicaciones y establece una nueva metodología a la hora de desarrollar un proyecto de construcción, permitiendo el intercambio de información en tiempo real. Esta metodología ya se ha venido utilizando en el sector privado y el Ministerio de Economía y Finanzas viene alentando su uso en el sector público.

El Plan BIM Perú, instrumento de gestión del Estado, define objetivos y acciones estratégicas para el uso progresivo de BIM en las inversiones públicas al año 2030. En el marco de este plan, se acaba de lanzar la Alianza BIM, iniciativa de empresas y entidades para promover la competitividad de la actividad constructora mediante el uso de tecnología y procesos innovadores.

Participan 10 entidades, entre ellas la Cámara Peruana de la Construcción (CAPECO), el Colegio de Arquitectos del Perú, la Universidad de Lima, cinco representantes de software de construcción y algunas empresas consultoras en BIM.

“El esfuerzo que queremos hacer es ayudar a la implementación de una política pública BIM en el Perú, tal como está ocurriendo en países de Latinoamérica. Hace tres años comprendimos que esta metodología, que ya se usa en Perú desde hace años, no se ha utilizado como parte de una política pública”, explicó Guido Valdivia, director ejecutivo de CAPECO.

Indicó que el incremento de la productividad y la lucha contra la corrupción en la obra pública son beneficios que tiene el BIM, aplicado en la gestión de infraestructura pública. Asimismo, recalcó que no solo es una herramienta para diseñar y construir, sino para que el Estado tenga un mejor control sobre la forma que se diseña, contrata, construye, y sobre todo, cómo se opera y mantiene la infraestructura.

Valdivia consideró que la principal innovación de BIM es que permite un mejor control de la obra desde antes que se plantea, desde los niveles de preinversión, hasta que la infraestructura es reemplazada, durante toda la vida útil del proyecto.

Resaltó que esta tecnología permite por un lado un mejor diseño, porque simula antes de construir el total funcionamiento de la infraestructura —lo que también ayuda a resolver conflictos en obras posteriores—, y por otro lado, permite un mejor control de supervisión durante la obra, porque ayuda a automatizar el proceso.

“Después de implementar el BIM, el siguiente paso debería ser lograr la digitalización total del proceso de aprobación de proyectos, licencias de construcción, supervisión y entregas de obras privadas. Ya lo estamos proponiendo. Y después la planificación urbana digitalizada, para hacer una mejor evaluación de los impactos y seguimiento”, manifestó el ejecutivo.

Apuntó que esta tecnología marca diferencia en las obras de Gobierno a Gobierno (G2G), para que funcionen más rápido y con mayor predictibilidad. Finalmente, esta es su principal ventaja y “no es que los ingleses tengan una llave mágica, y sus funcionarios sean impolutos e iluminados”, sentenció.

Agregó que el BIM además permite los famosos contratos NEC, que son los que se usaron en las obras de los Juegos Panamericanos Lima 2019. Este modelo de gestión es el que buscan implementar en Perú, y si bien tomará tiempo, paulatinamente se usará de mejor manera para construir más rápido y tener infraestructura con mejores condiciones de uso y menos corrupción.

“SUMAMENTE POSITIVO”

Por su parte, el experto en infraestructura, Juan José Cárdenas, líder de Proyectos de EY Law, calificó como sumamente positivo que se pueda implementar la tecnología BIM en los contratos de obra pública en general.

“Ya es una tecnología que en el sector privado se viene usando desde hace un buen tiempo y va a ser muy importante que se use de forma obligatoria en la obra pública, por lo menos en obras de infraestructura de relevancia”, refirió.

Señaló que este plan de implementación que tiene el MEF viene avanzando, y ha tenido asesoría de gobiernos extranjeros como Reino Unido, lo que es muy positivo. Por lo que acotó que “si fuera posible acelerar el proceso de implementación sería muy positivo”.


Fuente: ElComercio

error

Para leer más artículos, sígueme.