¡Sin el sector construcción no la hacemos!

“La obra pública se retrajo en un 50% y Capeco estima que solo 16% de las obras se entregarán a tiempo”.

La construcción es uno de los motores sobre el que debemos sustentar la reactivación económica del país. Es un sector intensivo en mano de obra y con un alto efecto de multiplicación en sectores diversos que moviliza la actividad económica en su conjunto.

Pero el sector ha caído en 33% en los ocho primeros meses del año de acuerdo al INEI y la proyección del BCR hacia fines de año es de –22%, caída que no hemos visto desde el año 1983. La obra pública se retrajo en un 50% y Capeco estima que solo 16% de las obras se entregarán a tiempo.

Según el Fondo Mivivienda y la SBS, el número de todos los créditos hipotecarios ha caído en 27% en el último año y las empresas inmobiliarias de Capeco esperan una caída del 20% en vivienda no social.

En el sector privado, es la minería y la vivienda las que puedan reactivar más rápidamente la actividad de la construcción. En el sector público, los grandes proyectos de infraestructura deberían ser prioritarios, pero tratándose de un gobierno de salida (y con problemas) y de la incertidumbre de unas elecciones presidenciales, vemos difícil que los funcionarios estén muy activos en este afán.

Pero hay cosas urgentes que se pueden hacer: una línea de financiamiento para capital de trabajo y de cartas fianza para las empresas del sector, incrementar significativamente el monto de los subsidios de vivienda que se han quedado rezagados, simplificar los trámites ante los municipios y entidades públicas, promover planes urbanos para el crecimiento ordenado de nuestras ciudades, entre otras.

Nadie crea, ni por un segundo, que sin el sector de la construcción vamos a tener una reactivación rápida y sostenida.

Fuente: P21

error

Para leer más artículos, sígueme.